5 consejos para mejorar tu eficacia en el trabajo

Al menos una vez en la vida, estaremos en una posición en la que nos sentiremos superiores a nuestro superior. Es frustrante, cansado y completamente enloquecedor. Podrías estar pensando que su valor es mínimo y que están sobrepagados (mientras que a menudo nos sentimos sobrecargados de trabajo y mal compensados en comparación) – es fácil querer simplemente empacar e irse. La mayoría de las veces, uno se siente así porque no se reconoce su trabajo duro. Compre sus materiales de oficina en: www.selfpaper.com

¿Podría ser peor?

Una vez tuve un gerente con el que me resultaba casi imposible trabajar. Tenía un gran ego que estaba apuntalado por muy poca sustancia. Se interponía en mi camino en lugar de apoyarme, enseñarme o ayudarme a avanzar en mi papel. A veces, incluso se atribuía el mérito de mi éxito. Me dejó humeante. Entonces pensé – claro, esto no es lo ideal pero al menos no estoy microgestionado. También me abrió algunas puertas de nuevos clientes. Raramente criticaba, a diferencia de otros gerentes que tuve. Me reconfortó el hecho de que, con ella como mi gerente, todavía tenía un horario de trabajo flexible y tenía el beneficio de hacer algunos contactos nuevos.

Mira el lado positivo

Puede ser un sentimiento de poder saber que eventualmente puedes superarlos en tu carrera. Y, si tienes un genio como jefe, aprende todo lo que puedas de ellos para salir adelante. Mira las pequeñas cosas que hacen, como el estilo de comunicación o el trabajo en una situación difícil. Sentir que eres capaz de hacer el trabajo de tu jefe y que tienes más que ofrecer significa que es probable que estés avanzando, más rápido de lo que piensas.

Piense en sus puntos buenos

A menudo nuestro disgusto con nuestro jefe bloquea nuestra conciencia del valor que pueden aportar. Ellos han logrado alcanzar y mantener su posición, así que busquen el conjunto de habilidades que trajeron a la mesa (Linked In es un gran recurso para esto). Esto te hará más tranquilo y menos resentido. Además, una vez que identifique esto, úselo en su beneficio. ¿Cómo puedes aprovechar sus habilidades? ¿Puede tu jefe ayudarte a hacer algunas conexiones internas o externas? ¿Puede aconsejarte sobre tu estilo de presentación? ¿Pueden ofrecer su experiencia y conocimiento para ayudar en un proyecto que tengas? Pensar de forma más positiva sobre ellos desbloqueará inconscientemente el flujo de sus puntos positivos, lo que al final puede ayudarte.

Concéntrate en ti mismo

En lugar de hacer planes para hacer caer a tu jefe o mostrarlos, concéntrate en tu propio trabajo. Tus jefes cambiarán a lo largo de tu carrera pero tú, querida, siempre serás tú. Gastar energía en otras personas no beneficiará tu carrera. Pasa tu tiempo haciendo tu mejor trabajo y mira a tu alrededor para buscar proactivamente un avance y responsabilidad en lugar de quejarte de ser mejor que tu jefe.

«Esto también pasará»

Esta vieja y sabia expresión es válida para todo y da perspectiva a la situación en la que te encuentras. Usted o su jefe eventualmente cambiarán de roles y su actual estructura de reporte y molestias son temporales. Recuérdese de esto diariamente. Y no olvides que mientras tu supervisor te dirige, tú debes dirigir a tu jefe. Si necesita que le digan una vez al mes que está haciendo un gran trabajo, entonces pregunte por él – los gerentes a veces pueden verse atrapados en la entrega de críticas que se olvidan de centrarse también en lo que es bueno.

Si todo lo demás falla y simplemente no puedes tolerar a tu gerente, es totalmente aceptable buscar un nuevo rol. A veces esta es la única opción y tu intuición te dirá cuándo es el caso. Sólo recuerda que la vida es dinámica y que las estructuras y posiciones de los informes cambian constantemente. No hay garantía de que no te encuentres en esta posición de nuevo. Por lo tanto, concentrarse en ti es la única manera de ganar.